REIKI

Esta palabra japonesa significa «energía vital universal». Designa a una técnica de canalización de energía por imposición de manos. Esta capacidad se activa a través de una iniciación por un maestro. El practicante de Reiki puede dar esta energía universal basada en el amor a los demás y también a sí mismo, de forma presencial o a distancia. Recibir la energía reiki elevará la vibración de tu cuerpo y contribuirá a su sanación.

El Reiki fue canalizado por primera vez por el doctor Mikao Usui. Admirador de Buda y preocupado por encontrar un modo de ayudar a la gente a librarse de la enfermedad, investigó y estudió durante mucho tiempo en templos budistas. Encontró lo que buscaba en unos antiguos textos hindúes escritos en sánscrito. Se retiró a meditar en la montaña sagrada de Kori-yama y practicó la fórmula que había hallado durante veintiún días. Cuando terminó, recibió la iniciación para usar la energía curativa del Reiki.

Dedicó el resto de su vida a enseñarlo y antes de su muerte inició a dieciséis maestros, entre ellos al doctor Chujiro Hayashi. Él le transmitió las enseñanzas a Hawayo Takata, que a su vez contribuyó a extender el Reiki por todo el mundo.

Hay varios tipos de Reiki. Los más conocidos son el Sistema Usui / Tibetano y el Karuna Reiki. El primero es más sencillo y trabaja más a nivel físico, mental y emocional. El Karuna trabaja a nivel más espiritual. El vocablo Karuna es sánscrito y significa «compasión». Con este sistema canalizamos una energía más poderosa que eleva nuestra energía a capas más altas y aumenta la capacidad de sanación y la compasión por todos los seres vivos.

El Reiki aporta vitalidad y equilibrio al cuerpo para que pueda curarse.

Preceptos espirituales del Reiki

-Solo por hoy, no te preocupes.

-Solo por hoy, no te enojes.

-Honra a toda forma de vida.

-Conduce tu vida honestamente.

-Agradece las múltiples bendiciones de tu vida.