KINESIOLOGÍA

Es una técnica mediante la cual con unos sencillos test se mide el estrés muscular, a través del cual nuestro subconsciente nos informa sobre qué está pasando en nuestro interior, dónde está el origen del desequilibrio expresado a través de un síntoma o una enfermedad y cuál es el mejor modo para solucionarlo. Cada músculo está asociado con un meridiano de Medicina Tradicional China y con unos órganos, estados emocionales, síntomas y patologías. Puede haber distintas partes del cuerpo implicadas y en ese caso se busca la prioridad que equilibra al resto.

Los diferentes test nos muestran dónde está el bloqueo energético que nos mina la vitalidad y la salud. Nos permiten ir a la raíz que nos provoca los síntomas, que puede estar en el nivel físico, químico, eléctrico, mental, emocional o espiritual. Además nos muestra cuál es la terapia o tratamiento más eficaz para restablecer la armonía de nuestra energía vital. Se interroga al subconsciente, por lo que la información que se obtiene es rigurosa y útil. Las enfermedades surgen cuando algún elemento de nuestro sistema se desequilibra y con la kinesiología podemos localizar dónde se encuentra el impedimento y corregirlo.

 

Fue el doctor Goodhearth en los años 60 quien reunió los conocimientos de kinesiología que había hasta la fecha y les dio un nuevo enfoque, desarrollando lo que se conoce como Kinesiología Aplicada. Utilizó las bases de la medicina china y los puntos reflejos y los relacionó con los test musculares mejorando el campo de modo notable y abriendo la puerta a toda la posterior evolución de esta rama. Kinesiólogos como Ian Stubbings, Charles Krebs, Hugo Tobar o Mónica Blazquez, entre otros, han ampliado y perfeccionado las técnicas empleadas y continúan investigando en la actualidad con el objetivo de depurar esta herramienta para hacerla cada vez más eficaz y precisa.

 

Esta terapia no pretende sustituir a la medicina tradicional, sino ser un complemento para restablecer el estado de salud del individuo de un modo natural.